jueves, 26 de diciembre de 2013

El nonato




Nació un día de lluvia y truenos alentado por los gritos de la enfermera y la mirada ausente de la madre.
Un bulto de carne, hueso y sangre que balbuceaba su primera queja contra el mundo en forma de llanto rabioso.
Aquella noche durmió en el hospital y por la mañana la madre lo llevo a la casa acompañada por la enfermera que debido a la ausencia de familiares en el hospital; decidió acompañar a esa adolescente de mirada huidiza y aspecto deprimente.
La casa era una chabola que se caía a pedazos y que un día un hombre dijo que reconstruiría con tanta maña como el corazón de la madre pero que al final acabo abandonando también como a una estación lejana por la que ya no pasaba nadie. La mujer prometió ayudar a la chica a pagar algunos gastos porque la habían despedido del trabajo debido a su maternidad; pero los casos del hospital la hicieron olvidar aquella promesa.
El recuerdo del nonato era el recuerdo de un amante ingrato que se había marchado sin despedirse y a veces cuando el niño lloraba pidiendo cuidados; se hacia un ovillo y se quedaba dormida cosiendo su sombra para insuflarle fuerza. Lo peor vino cuando decidieron dejarla sin agua y sin luz y los padres olvidaron contestar las llamadas. Comenzó a trabajar para mantener al niño, a ese niño cuya sonrisa todavía le asqueaba.
Caminaba por la autovía con un vestido diminuto y maquillaje para cubrir las ojeras. Un día un cliente le propino una paliza tremenda pero no hubo respuesta a su grito de socorro. Sin embargo la policía decidió amenazarla con una multa si no abandonaba la calle.
Fue entonces cuando conoció a Manuel, un chulo que le lleno las venas de droga y el cuerpo de moretones.
Al niño también comenzaron a inyectarle morfina para inducirle al sueño mientras la madre llevaba a los clientes a la casa. Y un día el sueño se volvió eterno.


Mientras, en otro rincón el gobierno hablaba de vida.
Del derecho a la vida.
Se llenaban la boca de hablar de vida cuando no tenían las condiciones necesarias para proporcionar a la mayoría de una vida decente, que valiera la pena ser vivida.
De una educación decente y el derecho a una vivienda digna, a una atención sanitaria digna.
Se llenaban la boca de hablar de vida cuando la vida era solo una estadística, un pretexto para hacer cuentas y planear el próximo viaje de ''Estado''.
Cuando la vida se había convertido en una excusa para no plantearse lo verdaderamente grave del asunto.
El problema nunca había sido la vida. El problema seria y habría sido siempre las condiciones para vivirla.
Y en un país en el que la mayoría de la población malvive a base de ayudas de entidades privadas y donde muchas cenas de nochebuena se rebuscan en la basura; hablar de vida parece un chiste.
Tan gracioso y tan predecible como el anuncio de campofrio que te informa de que los demás son unos looser y que no hace falta manejar el ingles.
Que aunque aquí ya quede poca dignidad siempre seremos un país lleno de jauja y cachondeo.


¿Porque como no tener cachondeo cuando la risa es el unico recurso para ahogar el ruido de tanta lagrima?.


Porque no nos engañemos. Nos hablan del derecho a la vida pero la mayoría debería plantearse el derecho a que puñetera vida antes de ir tocando los ovarios de los demás.




sábado, 7 de diciembre de 2013

La vida no es uno de esos dialogos





memorables de película
Como mucho mantenemos esporadicamente placenteros soliloquios con el sol menguante del atardecer apurando el ultimo rayo como calada que nunca calma la ansiedad de sentir que el ultimo atisbo de luz se escapa de nuestro cuerpo celeste haciendo resaltar nuevamente nuestros claroscuros mas intensos.
Pero lo que nos ilumina no es la luz; es toda esa oscuridad.
Puede que sea difícil o complejo de explicar.
Pero es la oscuridad lo que embellece a todos los que entrecierran los ojos sintiendo con desesperación como el ultimo destello de luz escapa a una estación lejana.
Es el mismo gesto y la misma tensión dramática aferrada tanto a rostros conocidos y entrañables  como a personajes anónimos y vacíos.
Sin embargo no.
Esta vida no nos va a dar la posibilidad de desarrollar grandes diálogos tan grandilocuentes como el cine.
Pero de vez en cuando. Cuando la luz abandone nuestros cuerpos, nuestra propia oscuridad sera la materia mas interesante que podremos ofrecer al mundo.
Y eso es parte de un dialogo mudo del que solo los buenos observadores pueden enhebrar palabras.
De eso esta hecho el cine, la poesía y el arte.
De la materia gris y tenebre de cada uno de nuestros silencios que es capaz de irradiar un menguante rayo de luz en cualquier materia, cualquier cuerpo.
Porque aunque intenten robarnos todo lo que poseemos; nunca nos podrán arrebatar el momento donde el atardecer cede a la noche.
El momento donde lo que somos trascenciende y aunque el rugido animal que posee a otros nos desgarre, nuestro silencio siempre sera el grito mas fuerte.


Y aunque la política hoy día sea terrorismo de estado y amenace con llevarse en su ambiciosa carrera nuestros sueños, nuestras trincheras están echas de acero.
Nuestras trincheras no las quiebra ni su ambición ni su estadística.
Su credo de come, duerme , muere se ha olvidado de lo mas importante: vive.
Vive hasta que no te quede aliento.



miércoles, 20 de noviembre de 2013

Vomito Verbal. Efímera resistencia. Consumir en altas dosis.




Quiero expresar tantas cosas con una sola palabra, que el tiempo se me anuda en la garganta como un pañuelo y me asfixia derritiendo el hielo que la escarcha y intentando agotar su frió.
Quiero expresar tantas cosas con una sola palabra que siento que la vida se me agota con un suspiro, que huye de mi y se esconde en los callejones sombríos y inhóspitos de esta ciudad de locos.
Uso ante todo la palabra como arma, como beso, como maleficio y como salvación.
Uso la palabra como bandera, como vestido, como refugio cuando anochece y todos los bares están cerrados.
Llevo la palabra tatuada en la piel como un estigma que se ha hecho de sangre y de tristeza.
La acuno como a un recién nacido y le susurro cosas en el oído para aplacar sus pesadillas que no son pocas.
Me habla de poetas que cobijaron una bala en su pecho por no encontrar placidez en el silencio de su prosa.
Muestra sus ojos cansados pero llenos de frenesí al caer bajo la fosa de nuestras memorias y convertirse en recuerdo doloroso y avergonzante.
No hemos sido pocos a los que el vomito verbal se nos ha presentado como única verdad absoluta, a los que el silencio aterrador de la noche nos ha hecho encontrar consuelo en la formación de sonetos.
Es nuestra manera representativa de plantarle cara al cinismo con el que algunos envuelven sus sonrisas y sus lagrimas.
El vencedor siempre esta solo y los pocos vencedores que hoy recuerdo han conseguido su gloria por medio de la mezquindad y la ruindez.
Su reino esta hecho de todos los placeres y los lujos pero han olvidado la palabra. La han prostituido.
Detesto a todas esas personas que se tildan de cautelosas y desean cautivar a todo el mundo. A todas esas personas que venden sus ideas al mejor postor y ponen en alquiler su alma por un fingido desahucio.
No pusieron la bala en el pecho de ninguno de aquellos poetas.
Pero contribuyeron a su asesinato.
Con indiferencia, en silencio, sin mirar directamente a sus ojos de sal y agua.
Con un gesto de conformismo y placidez inaudito y una sonrisa a medio pronunciar. Despacio, sin previo aviso.
Y viven sin comprender que han asesinado la poesía.
Por no sentirla en el cuello anudada como un rosario. Por no sentirla en el pecho como una rosa que florece en cualquier época del año.
Y no comprenden mi hastió y mi repugna. Mi gran apatía y desgana ante sus movimientos sigilosos.
Porque aunque mi corazón palpite cada segundo yo también yazco en esa fosa.
Y sus miradas despectivas y sus movimientos esquivos me lapidan.
Pero este es mi sitio y nadie me moverá nunca de aquí.
Y aunque mortal y dolorosa; la poesía es la única droga que quiero que me vaya arrancando la vida y este vomito verbal es lo único que me diferencia de esos oportunistas que ven la vida como una excusa ; nunca como una oportunidad necesaria.
Nunca como una ansiada lucha sin cuartel, una reivindicación ante la muerte y la propia vida.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Abandonamos el lujo del textil




y nos revestimos de la mentira.
Ante la ausencia de ética o moral, creamos un Dios para poder glorificar lo mas humano de lo que somos y luego buscamos en la ropa ajena esos restos de sangre tan nuestros; que debemos materializar en alguien para poder crearnos conceptos morales y admitir que existe un demonio  y un mal latente y determinado.
Nos gusta tener al enemigo bien señalado y analizado, diferenciarnos de el y distanciarnos de su aura de malicia pero todos somos culpables del mismo crimen con mayor o menor intensidad.
Buscamos nuestro yo en un laberinto en el que constantemente huimos del minotauro sin preguntarnos si una parte de si mismo no pertenece también a nosotros.
Sin preguntarnos si no es al fin y al cabo un hombre como nosotros.
Nos refugiamos en la ignorancia de un recóndito rincón de nuestra mente , evitándonos hacernos todas esas preguntas.
Evitando pensar que estaríamos dispuestos a hacer si un día nos despertáramos y descubriéramos que no somos quien creíamos ser.
Todos los dioses, las religiones, los partidos políticos, todos los discursos moralistas.
Todos esos son los verdaderos monstruos. El laberinto que permite que pasemos tiempo huyendo sin atrevernos a mirar al mal directamente a los ojos.
Y nos hemos confiado a todas esas mentiras con tal de no pensar por nosotros mismos y analizar la bondad y la maldad tan ingentes que poseemos y podemos materializar en un solo segundo.
Todas las personas son sótanos con secretos bajo llave confinados en cofres que esconden tras sus rosarios y sus plegarias implorando a su parte mas tierna que no se despierte el monstruo.
Yo no tengo miedo.
Y se que todo ser tiene una parte divina y demoníaca.
Se que soy el minotauro y no voy a perder mas tiempo buscando mi parte humana para devorarla.
Ni tampoco analizando todo lo deforme que me configura.
A diferencia del resto se que la maldad y la mentira se esconden bajo todos esos conceptos moralistas con los que nos quieren adoctrinar desde niños.
Y el mas malvado es el que necesita domesticar al monstruo que lo habita para poder leer toda esa serie de conceptos y creer en ellos.
El ser humano es solo una tapadera de la gran o deplorable persona que puede ser para este mundo.

domingo, 20 de octubre de 2013

Soliloquio nocturno I







Las 3 de la mañana es la hora perfecta para poder vomitar pesadillas. La hora en la que los cigarros saben a sueno incompleto y en la que los ancianos buscan al niño que una vez les habito por los callejones sombríos y oscuros.
Tengo ganas de follar y que duela.
Ganas de correrme en todo lo agradable, lo apacible, lo conocido.
Ganas de que el orgasmo sea a la vez soga y bendición.
Tengo ganas de poder transmigrar.
De perderme por un momento en este cosmos que es la vida y legarle a un noctambulo mi existencia con la misma destreza que Houdini.
Me inquieto por poder escapar de esta cárcel que es mi mente y vislumbrar las estrellas de otro firmamento que no sea el de mis sueños.
De huir de toda esta serie de recuerdos, vivencias, personas, y traspasar las barreras de esta ciudad fantasma que  configura mi existencia.
Hoy quiero correrme en todos los te quiero y en todos los te odio que nunca dije y también en los que me reserva el destino.
Quiero que las musas y los demonios devoren mi cuerpo y ensucien mi mente mientras esta pequeña muerte me hace creerme un reputado escapista que puede atravesar montañas, océanos, llamaradas de sentimiento, con un solo parpadeo, con un desvanecimiento, en el crepitar de la saliva, con un suspiro.
Quiero dejarme llevar. Olvidarme de todas las guerras que libran día a día mi pasión y mi odio.
Hacer del rió, sequía.
Beberme el ultimo recuerdo mientras el barman me pide la cuenta y dejarlo para otro día
Mientras la respiración se acompasa y el corazón se oxida.

Soliloquio nocturno





En el fondo de mi corazón , a mis lagrimas solo las acalla mi pluma escribiendo sonetos insomnes y deformes en la madrugada , mientras la cordura se escabulle por las rendijas de la persiana medio aterrada.
Y en el fondo de mi corazón se que ahi que estar muy partida y a la vez muy llena para que una hoja de papel y una pluma te den la fuerza necesaria para conciliar el sueño. Pero se que cuando la noche sucede al día y ya no quedan nubes en las que dibujar ilusiones, un papel y una pluma son los mejores aliados para dejarse llevar por las tinieblas del sueño hacia un nuevo día.
Y aunque deformes e insomnes amo cada letra porque forma parte de la belleza confinada que da sentido al dolor, al placer, a la propia vida.

sábado, 19 de octubre de 2013

El inventor





se marcho de la ciudad con paso firme y sin mirar ni un solo segundo atrás.

El ser humano todavía era una creación inerte.
El inventor la había visto llorar.
Y había intentado calmar sus lagrimas con el abrazo de un ser amable que estuviera dotado de gracia divina.
Los había visto entregarse a los placeres de la carne y vestir con opulencia mientras el hambriento se refugiaba en su patio.
Y había intentado reducir su ansia y aumentar su altruismo.
Había visto como era presa de la envidia, del rencor, como cosechaba en sus manos la sangre de las victimas para transformarla en odio visceral.

El inventor había intentado que la humanidad se revistiera de una capa de pureza.
Y le había creado dioses y demonios para someterlos.

La cultura había sido la manzana que les había revelado el nuevo mundo.

Y cuando los propios pueblerinos que acudían a su consulta llenos de dolor; lo persiguieron extasiados con antorchas no vio otra salida que huir.


Sin embargo sabia que no seria el ultimo.

Que mas inventores llegarían y que el atractivo de la novedad haría a esas criaturas sucumbir ante ellos.

El ser humano era todavía demasiado débil.

Necesitaba que lo guiaran y estaba demasiado cansado como para hallar por si mismo el conocimiento.


Por mas manzanas que probara siempre necesitaría la aprobación ajena para darles un mordisco.


Por mas manzanas que probara el conocimiento era todavía  un fruto demasiado agrio y nefasto para su confortable paladar.



viernes, 18 de octubre de 2013

Esta libre





El animal que me habita ya no necesita de sus cadenas. Tal vez siempre careció de ellas y crecio siendo un ser salvaje y huraño ya desde el primer momento.
Los dioses y los demonios que lo sujetaban solo eran hilos de tela que jugaban a hacer de trapo sus pasos de plomo.
Ahora son ellos los que se someten a su voluntad , compitiendo por yacer en su corazón. Sin saber que todo lo glorioso y lo ruin que este genere sera una obra de ambos.
Que todo lo benévolo y lo dañino que produzca a su paso será una mezcla de su fortaleza.

En este baile de mascaras que es la vida, de cuero están hechos los corazones y de terciopelo las lenguas.
El proyecto humano que exponemos y vendemos al mejor postor solo es un modo de enmascarar y enjaular a la bestia que subyace bajo la cal de nuestras pestañas.
Nos empeñamos en hacerle retratos en sepia donde crea un mundo propio donde  poder habitar por falta de entender la pasión y la rabia como único y sincero dogma.
Por falta de abrirse las venas en canal para dejar marchar el prejuicio con la sangre que lo hereda de generación en generación.


Y mientras algunos dirigen sus pasos en este baile terrenal yo juego a vivir en los tejados y a veces el idioma que empleo para dirigirme a la luna hace que algunos cierren de golpe sus ventanas con pavor.


Lo que mas teme el ser humano es a la verdadera criatura que lo habita y todo lo que pretenda mostrarsela.



El conocimiento es una copa llena de veneno hecho de nuestras propias lagrimas, que nos salva y a la vez nos arrebata la vida para siempre.



Sin embargo no pretendo otra cosa que bebermela hasta perder el sentido.
Hasta llenarme de mi propia inmundicia y también de mi ternura.

Porque se que llevo la marca de Cain sobre la frente.

Y el animal que me habita no necesita  esconderla.


Esta libre.


Y aunque este mundo de cuerdos haya decidido eliminarlo con su falsa conciencia , tiene la osadía de visitar tus pesadillas y mostrarte que son el cielo en el cual quieres perecer.


Esta libre.

Libre para violar la fe, la moral , el dogma, la decencia.

Libre para caminar con su inseparable compañera la locura y fingir que se da una tregua.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Se alquila conciencia de segunda mano

Acompañada de fe y moral derruidas.
Un poco de excepticismo y de sentido de la ironia exacerbado y toda la ternura y la fiereza que pueda contener un cuerpo humano.
El antiguo propietario no se ha puesto de acuerdo con el precio.
Dice que el alma siempre surge impetuosa y molesta para recordar que aquel terreno es el unico del cuerpo; que no tiene precio.
Ideal para personas con paciencia y tiempo para el psicoanalisis.

El alquiler lo paga la muerte. Es una casera temida pero siempre la tendras presente en los mejores momentos.


Los interesados que dejen su nombre enrollado en una bala y lo coloquen bajo la sien de aquel  citado cuerpo.

La hipoteca sera de por vida pero si te sientes violento puedes intentar encontrar el corazon que le de luz cuando todo sea tinieblas.

Muchos dicen que se harto de discutir con el alma y acabo saltando por la ventana.

Por eso nadie se pone de acuerdo en porque , como y por cuanto se alquila.



Pero si lees la letra pequeña sabrás encontrar el caos idóneo para dibujar un poco de calma y doparla con otra dosis de idiosincrasia.


Mientras eso ocurra; todo ira bien.


Atentamente y cordialmente: La antigua y recurrente inquilina ( Fortaleza).


Pocos interesados podrán domarla.


miércoles, 4 de septiembre de 2013

The hunter





La tristeza se palpa desde el porche en el que los niños bailan con aquel hombre huraño y extraño mientras la madre se levanta de una noche de sueños y nostalgia y sale despedida al jardín para abrazar ese cuerpo de sal con el que sueña.
Se palpa desde los frondosos bosques de Tasmania donde la mayor amenaza viene de la mano y codicia del hombre.
Es una naturaleza salvaje y poética que duele. Que amenaza con colarsenos en la retina y provocarnos la lagrima. Una tristeza que se hunde en los huesos y impulsa cada posterior latido.
Una tristeza muda que nos va dejando secos y nos hace participes de la falta de percepción del hombre.
Y todos lloramos como niños pequeños por ser la especie que crea obras maestras y las expone en galerías pero que no puede apreciar la belleza cuando la tiene enfrente.
Lloramos por ser la especie que mas belleza ha aniquilado en nombre de la ignorancia.
Y la ignorancia que es el personaje clave de esta historia nos persigue en cada toma, en cada plano, en cada silaba.
Es la única que resiste sobre esta tierra de nadie. La única que tiene el suficiente poder y convicción de dejar una huella firme sobre la tierra.
Y eso es lo que mas nos aterra.
Esas especies únicas que se erigen sobre sus dos piernas y caminan entre el resto de mortales lo saben y su propia sabiduría también provocara su extinción.
Mientras tanto el ultimo tigre de Tasmania sigue suelto.
Cazando, matando, huyendo, resistiendo y esperando morir.


Sabiendo que la belleza hace mucho tiempo que dejo de formar parte de esta tierra que tanto ha sangrado bajo nuestros pies.



Y cuando joyas cinematográficas tan especiales como estas aparecen ante mis ojos y me desarman no puedo hacer otra cosa que aplaudir y los demás pueden hablarme de fallos de ejecución o demás historias.
Pero lo cierto es que me da igual. Si tienes un poco de alma ; películas como estas te succionan por dentro.
Te remueven cosas por dentro que no sabias que tenias.

The hunter ha sido mi sorpresa cinematográfica de este año.

Gracias Daniel Nettheim

martes, 20 de agosto de 2013

Abstraccion





En aquella época la educación se había vuelto un remedio eficaz para cualquier síntoma de rebeldía y los médicos la inyectaban en las venas junto con la vacuna de la gripe.
Los niños marchaban uno a uno en una procesión funesta ante la atenta mirada de sus madres que supervisaban todo el proceso.
Eso se llevaba haciendo ya muchos años y los que se dejaban transferir esa carga lo hacían de una manera libre y conforme.
En aquel siglo tan nuestro la educación era la soga perfecta para que cualquier cobarde sintiera que había sido su entorno y lo aprendido lo que le había hecho tomar todas las decisiones erróneas en su vida.
Sin embargo había un momento donde uno comprendía lo fatídico de la situación y se daba cuenta de que había un mínimo resquicio de si mismo que seria suprimido para siempre de la faz de la tierra.
Aun así lo que se ganaba era muy superior a lo que se perdía.


Y los pocos que se oponían eran encerrados en centros, tachados de patologías mentales adjudicadas con una ojeada.
La esquizofrenia fue catalogada como un delito y al que asumiera aceptar que tenia mas personalidades en su interior que la que le correspondía se le imponía cadena perpetua y era condenado a formatearse o morir.


En las calles seguía habiendo delincuencia, prostitución y asesinatos pero nadie se preguntaba el porque de aquellos sucesos y se aceptaba y permitía la violencia como un eslabón hereditario de un ambiente extremadamente hostil.


Sin cuestionarse que diferenciaba al bien del mal


Y en las puertas de aquellos centros médicos infames ponía un letrero en luces de neón que atrapaba a cualquier incauto.



''Todo esta permitido. Menos pensar por uno mismo''


Por eso decidían aplicarse esa pequeña muerte dolorosa que solo seria el preludio de un conjunto de muertes que les acontecerían a lo largo de todo su vida.


La humanidad tenia la solución.

La fortaleza como vehículo para autocuestionarse.


Pero era mas cómodo no aplicarsela.



Era mas cómodo ir muriendo de a poco a poco.

viernes, 9 de agosto de 2013

Universal






Los niños  empujan a las hormigas que se arremolinan en el bordillo de la piscina con un deje de escepticismo y sorpresa y las observan ahogarse con mutismo selectivo.
Alguna gente no entiende la increíble atracción que sienten algunos insectos por lograr su propia autodestrucción y ante su incomprensión el único recurso es hacer boquear la ignorancia por medio de la indiferencia.
Pasa en todas las especies.
Los impulsos destructivos que llenan de éxtasis y euforia a otro, sus neurismas internas y sus pequeñas odiseas no son mas que demencias catalogadas por el psicoanálisis de calle.
Lo individual se canjea como universal con un billete y una sonrisa y las grandes torres que se erigen para conservar lo propio son bombardeadas constantemente por medio de lo ajeno.
Cada uno llega al mundo con una revolución y sera el propio mundo y los seres que lo habitan los que traten de sofocarla por medio de la palabra y el silencio: las dos armas mas mortales de nuestra moderna civilización.


No dejes que nadie te diga que estas equivocado.
Tu misión no es esa.
Tu misión es llegar a tu destino.
Tu destino no esta en las palabras o los silencios de los demas.
Tu misión esta en la palma de tus pies.
Deja que sea ellos los que dicten tus impulsos.
Arriesgalo todo. Juega a la ruleta rusa con el destino y vuelate la cabeza con un traspies.


Hemos de morir mil veces para poder llegar a nacer.


No intentes que nadie entienda tu dolor, ni tu aplomo ni tampoco tu fortaleza.
No busques provocar la carcajada o el aplauso.
El dolor y la pasión que viven en uno son como un cáncer que ningún medico puede catalogar.


Para poder opinar sobre la gracia o la desgracia ajena no sirven ni las manos que se tienden para sofocar las lagrimas ni tampoco las que empuñan una soga alrededor del cuello.


Mi vida ya ha sido best seller en multitud de ocasiones.

Me gusta que intente comprarla el mejor postor y que sea primera pagina del mas querido o el mas ausente.



El nombre ahi que ganarselo y pocos son los que conocen el mio.


No os confundáis.


No hablo de ese nombre con el que a todos nos llaman al nacer.

Hablo del que la vida nos otorga.


Ese solo lo conoce el viento y el no susurra sus verdades a los necios.


Ante mi individualidad lo universal perece.


Seguid mandando ejércitos a mis trincheras.


Mi propia vulnerabilidad me hace cada día mas fuerte.



Mis propias lagrimas son la savia que me regenera.



Cuando estoy mas hundida , me hago mas fuerte.

lunes, 29 de julio de 2013

Los hijos de la furia




claman en mi pecho.
Pero ya no me llena de rabia saber que mis ojos son acuarelas que buscan dibujar la vida como un cuadro tenebrista.
He aceptado la oscuridad de lo que soy, los matices que desprendo, mis delirios, mis pasiones.
He aceptado saber que cuanto mas cerca me siento de mi misma , mas lejos me encuentro realmente.
Que cuanto mas digo conocerme, mas me desconozco.


Quererme no es un deporte fácil.
La tormenta de lo que soy, de lo que siento, en cualquier momento puede dejarte tan seco como me deja a mi.
Puede arrastrarte hasta las olas, quebrarte la voz y el alma, solo para demostrarte que esa pequeña muerte es el enunciado de otra vida.
Sera una pequeña muerte apacible y calmada que te deje los pulmones vacíos solo para llenarlos de aire con mas fuerza , con mas energía, con mas violencia.

Pero ya no me importa invertir en algo que se que es un fraude. Ya no tengo miedo a creer en mis mentiras.

Porque lo importante de los cuadros tenebristas no es su oscuridad. Es su halo de luz.
Su fe ciega, incansable, luchadora, ingobernable.
Ese halo de luz que exista aunque no este condicionado para ello.


¿Y sabes que?

Quizá me asfixie de vez en cuando y todo para mi pierda su sentido.
Pero no quiero a mi lado a alguien que tenga miedo a ahogarse.
A alguien a quien le aterren esas pequeñas muertes que conforman cada existencia.


Todas mis victorias parten de una derrota.


Pero me alegro de vivir día a día bajo la incertidumbre de la cuerda floja.


Eso me hace vivir cada día, cada segundo , cada instante, con la pasión del que no teme al mañana porque ha decidido vivir en el hoy, a pesar de todas sus mentiras, su degradación y su incertidumbre.



Así que , ¿porque no nos ahogamos un poco?


Juguemos a ser valientes y a lo mejor resulta que no es mentira.



Los hijos de la furia claman en mi pecho.

Pero ya no los aparto de mi.
Me susurran ,se lamentan, me degradan .
Pero los he aceptado como una parte adherida de lo que soy.
De lo que siempre seré.



Y he aprendido a quererlos.


Mas que a mi.
Mas que a ti.
Mas que a cualquier cosa en esta vida.

jueves, 11 de julio de 2013

La otra dimensión




Mientras la chica le hacia una paja , intento intuir los contornos que se dibujaban imprecisos en la cortina pero no consiguió ver lo que sucedía fuera del cuarto y a todas luces eso era claramente mejor.
No necesitaba salir y compartir una cerveza con su jefe y con su mujer para saber como ascendía la mano de este por su espalda, jugueteando, claro esta no podía culpar a Karin.
Tampoco podía culparse así mismo.
Ambos habían aceptado hace tiempo que esa era la única forma de ascender socialmente que la vida les había deparado.
Se fijo por primera vez en la cara de la chica que estaba con el. Debía tener unos dieciséis años, era una locura, podria ser una de sus hijas. Pero saber aquello le producía una especie de placer y asco que compaginaba a partes iguales. Aquellos momentos instantáneos con jovencitas que querían aspirar a ser la secretaria de una gran empresa; eran los únicos momentos donde blanquear dinero cobraba algun sentido.
De repente algo lo alejo de sus pensamientos.
La chica paro rápidamente, provocando en el un tremendo fastidio
-¿Que es eso?- pregunto, dirigiéndose a un objeto que había sobre su mesita.
-Es una cámara de fotos de mentira para niños. Pones el ojo el la mira , pulsas un botón y va cambiando varias fotos que tiene insertas. Es  de  la mas pequeña y la verdad es que no tengo ni idea de que hace aquí.
-Vaya raritas están hechas tus hijas, para que ver mentiras cuando podrían tener una cámara nueva con la que retratar lo que observan. Tanta pasta y tan poco cerebro.


Sin saber porque aquel comentario activo en el una ira insostenible, echo a la chica del cuarto y se tumbo sobre la cama. Unas lagrimas empezaron a caer de sus mejillas. No sabia porque pero aquel juguete había evocado en el recuerdos que creía olvidados. Pero lo doloroso no era aquello, lo doloroso era saber que aquellos recuerdos no le pertenecían a su yo de ahora. Que eran de alguien que tenia su mismo aspecto físico y su mismo semblante, que los había visto con sus ojos pero que pertenecían a otra dimensión. Tal vez su yo de ahora no pudiera atribuirse el recuerdo como propio porque formaba parte de una dimensión diferente a la que habitaba ahora.

De pronto recordó como se había maravillado cuando el y Karin lo encontraron en el desguace.
Eran pobres como ratas pero no les importaba porque estaban juntos. Tan solo eran unos niños que desconocían que solo se llega al éxito con el trabajo duro y el esfuerzo. Se habían marchado de casa para explorar en los alrededores, buscando un tesoro escondido. Nada parecía llamarles la atención hasta que se toparon con aquel catalejo.
Habían visto y oído a niños en la escuela hablar de el y se habían quedado maravillados.
Según decían era un objeto que te permitía ver la realidad nítida y segura, con el podías acceder a cualquier parcela del mundo, lo ampliaba todo. Lo descubría todo.
Lo cogieron rápidamente y se dispusieron a mirar a través de el para ver con certeza todo lo que hasta entonces les había estado prohibido. Todo lo que no era accesible para ellos.
Miraron el cielo, los arboles, a las personas e incluso se miraron así mismos.
Creían que si se esforzaban mucho en mirar podrían ver el alma de las cosas pero los cristales del catalejo estaban rotos y pegados uno encima de otros y solo obtenían una visión distorsionada de la realidad.
Cualquier niño se habría desilusionado y lo habría abandonado en un rincón pero a ellos les fascino mas que cualquier otro objeto o deseo que tuvieran.
Ver las cosas resquebrajadas les parecía verlas completamente en su esencia.
Aquel día se dio cuenta de que podría compartir su descubrimiento con pocas personas y de que Karin era una de las únicas que comprenderían lo hermoso y fascinante de su hallazgo.
También se dio cuenta de que el mero hecho de haberlo descubierto los separaba del resto de las personas.
Desde el mismo instante que asomaron sus ojos a aquella realidad descubrieron que era la realidad a la que siempre habían pertenecido y que por mucho que intentaran explicárselo a los demás, les separaban millares de distancia.
Desde aquel día no pudo separarse del objeto. Lo tuvo consigo cuando paso secundaria en aquel barrio marginal lleno de niños mugrientos y chatarra y también cuando obtuvo una beca y fue a la universidad.
Cuando ocuparon aquel pequeño piso en las afueras y lo contrataron en la empresa.

Cuando pasaron unos meses Karin y el se marcharon a otra casa. Lo remodelaron todo y el catalejo quedo olvidado. Ni siquiera lo recordarían en una conversación normal de no ser por la similitud que le había recordado el juguete de su hija.
Estuvo rumiando un rato con aquel pensamiento, planteándose como volver a aquella dimensión pero no obtuvo respuesta.
Habían pasado cuatro horas y la fiesta habría acabado. Recorrió la casa con paso lento y seguro y paso por el dormitorio de Karin.
Estaba dormida en la cama posiblemente con la ayuda de un frasco de pastillas que había sobre la mesita de noche.
Ver aquello le hizo fijarse en que un cajón estaba descolocado. Movió la mano para intentar cerrarlo y allí estaba el catalejo.
Le sorprendió que Karin hubiera estado guardándolo todos aquellos años y la propia certeza le hizo sentirse mas solo aun porque ahora su secreto estaba en manos de otra persona y ya no era suyo ni podría compartirlo nunca.
Era de la Karin de la otra dimensión, la Karin que tal vez continuaba viviendo a hurtadillas y escondida en ella.
Penso que si una parte de Karin no había abandonado aquel mundo, el tampoco podría hacerlo y cogió el objeto con la intención de volver a ver lo de antaño.
Pero cuando miro a través de el , descubrió una realidad nítida, pura,cristalina, ya no tenia sus matices y sus colores, aquellos cristales rotos que tantas figuras mágicas les habían creado.


Karin no había reparado el objeto, tal vez ni era el mismo, era un catalejo nuevo.



La otra dimensión los había abandonado y ahora estaban condenados a vivir en esta en la que habitaban aquellos seres que siempre se les habían antojado como comunes y de los que se reían  por no poseer su don.


martes, 9 de julio de 2013

Recomendación veraniega





Nunca suelo recomendar series. Me resulta fastidioso verlas y prefiero las películas ya que la excesiva duración de las primeras suele acabar por arruinar la trama principal o por desmejorar el producto que nos quieren vender de primeras.
Comencé a ver Breaking Bad porque su argumento me resulto original teniendo en cuenta la cantidad de bodrios y series llenas de cliché a las que nos tienen acostumbrados los guionistas.
Walter White es un profesor de química cincuentón y que  tiene que tener un doble empleo limpiando coches para poder mantener a su mujer que se ha quedado embarazada por segunda vez y a su hijo adolescente con parálisis cerebral. Fracasando en todo lo que se ha propuesto en la vida se siente inferior a cualquiera incluso a su cuñado Hank que es un agente de la DEA.
Es interesante ver como la monótona y insulsa vida de este hombre cambia brutalmente cuando descubre que tiene cáncer de pulmón y ante su posible muerte decide abrir un laboratorio ambulante de metanfetamina  para dejarle a su familia dinero cuando el ya no este. Para esto cuenta con la ayuda de un antiguo alumno suyo; Jesse Pinkman que es un yonki consagrado y del cual no se puede esperar nada bueno.
Partiendo de esta premisa el planteamiento que se nos plantea resulta bastante interesante.
Ver como un tipo debe llegar al limite de si mismo para poder mantener a su familia es una gozada y resulta hasta cómico.
Pero si uno se decide a ver esta serie teniendo una idea en su cabeza no va a llegar a ningún sitio.
Breaking Bad es como un coche destartalado con el que no se espera hacer muchos kilómetros pero que cuando uno se sube en el es capaz de llevarte muy lejos y torcer en una esquina cuando esperes que llegue a otra zona.
Es una serie sorprendente en la que los personajes crecen en cada capitulo, demostrándonos que llevados al limite los seres humanos podemos cambiar radicalmente o tal vez mostrar la cara oculta que hemos estado escondiendo cuidadosamente todos estos años de los demás.
Los personajes no son héroes o villanos por un toque de magia, son personajes hechos a raíz de las decisiones que van tomando en cada capitulo, personajes que evolucionan y deciden traspasar lineas éticas con las que nunca habían soñado.
La ambición, el poder, la falsedad son las características que engullen a algunos de ellos conforme vamos avanzando en las temporadas.
Pero también descubrimos una sensibilidad y una humanidad enormes en personajes a los que  no les atribuíamos esas características de primeras.
La lealtad y la compasión en ocasiones enfrentadas a la brutalidad y la falta de escrúpulos.

Estamos ante una serie que juega con nosotros y nos manipula, que nos emociona y nos hace reír a carcajadas o llorar. Que provoca una multitud de emociones inmensas en el espectador y que no deja a nadie indiferente.

Con cuatro temporadas y media Breaking Bad es una de las mejores series que he visto y de las cuales puedo afirmar que no creo que tenga un final que deje a ningún seguidor decepcionado.


Breaking bad no es una serie dramática que narra la historia de un hombre que elige el camino equivocado.
Tampoco es una historia que habla del mundo de la droga aunque muchos de sus planos e historias den una percepción mas realista de ese mundo que películas tan aclamadas como Trainspotting o Requiem por un sueño.
Breaking bad es una de las mejores radiografías del alma humana que se nos han ofrecido, un cuento terrible y a la vez increíblemente bello sobre la condición humana.

Sobre lo humanos y lo terribles que somos todos una vez que se apaga la luz y nos quedamos a oscuras.



No es una serie para cualquiera  pero sabéis que cuando recomiendo algo lo suelo hacer a conciencia.


Si queréis disfrutar con una serie inteligente y llena de genialidad y estáis hartos de las típicas mierdas que hacen con el único objetivo de pudrirnos el cerebro esta es una oportunidad que no podéis echar a perder.


Estoy segura de que no os decepcionara.


Cuando tenia once años







Su padre la recogió de la escuela y la llevo a casa.
Lo que vieron en el camino la dejo tan rota que tuvo que sostenerse en el para poder llegar a su hogar.
Por el camino se habían encontrado con un grupo de hombres que lapidaban a una mujer, a su vecina, la habían sentenciado por ser adultera.
Lo que vio la dejo tan descolocada que no quiso hablar con su madre como solía hacer cada vez que llegaba de la escuela. Tomo rápido su comida y permaneció encerrada en su cuarto todo el día.
Por la noche su padre toco débilmente el pomo de la puerta y entro en el cuarto.
-Sarabia-dijo, aunque tu no lo entiendas, lo que has visto hoy tiene un sentido supremo que algun día podrás llegar a comprender de un modo completo.
La penetro por completo con sus ojos color chocolate y en ellos advertio una aprehensión de algo que solo vio una vez mas en su vida al cumplir dieciocho años. En su iris había dibujada una entereza que se resquebrajaba en mil pedazos y luchaba por salir a flote de una tormenta que no había propiciado.
-Las convicciones para algunas personas lo son todo. Vivimos por ellas y también debemos morir por ellas. Dios tiene un plan trazado para cada uno y aunque a veces nos parezca cruel e injusto solo somos peones en su tablón de ajedrez y debemos ajustarnos y cumplir sus ordenes.
Nunca le contó aquello a su madre pero cuando paso un mes decidió llevarsela a Londres con ella.
Ocurrió en un viaje que ambos hicieron para visitar a sus abuelos. Con una serie de excusas y mentiras bien logradas consiguió engañar a su esposo diciéndole que la niña pasaría una temporada en casa de sus abuelos  y que después irían a recogerla.
Aquello nunca llego a ocurrir porque al año siguiente su padre perdió la vida en una revuelta pero tampoco volvió a ver a su madre que quedo retenida en aquel país lejano, convertida en una mártir de la guerra y que se había quedado embarazada de otro niño.
Así paso de las oraciones en la mezquita a las visitas a la iglesia evangélica.
Había cambiado el escenario pero el mismo dios mezquino y cruel seguía siendo el único protagonista.
Le costo mucho adaptarse a aquel ambiente nuevo y contrario a todo lo que le habían inculcado durante toda su vida pero cuando paso un año se había adaptado a la perfección.
Todo cambio cuando conoció a Allison y se abrieron ante sus ojos una serie de nuevas y refrescantes expectativas.
Allison era la hija rebelde e inconformista del pastor de la iglesia. Con ella aprendió a fumar, a escuchar música grunge y a beber ginebra  y visitar garitos a escondidas por la noche.
Ambas tenían un carnet falso con el que podían acceder a todo tipo de cosas, con un nombre falso que al final acabo dándoles mas libertad que el verdadero.
Para el cumpleaños de Allison habían planeado viajar a Toronto y quedarse allí a vivir.
Llevaban meses haciendo planes y si no hubiera sido por Allison no habría podido evitar derrumbarse pero tras unos años paso a convertirse en la persona mas importante de su vida.
Todo ocurrió muy precipitadamente.
El día del viaje Allison se presento en casa muy pronto. Tenia ojeras y en sus ojos había una mirada a la que ya estaba acostumbrada.
Era la mirada de su padre la ultima noche que hablaron sobre ideales, era la mirada de aquellos hombres que empuñaban pedruscos en sus manos y los arrojaban a un cuerpo maltrecho, la mirada de su madre el día que se despidieron en la estación, la de sus abuelos cuando la acompañaban a la iglesia cada tarde.
En aquella mirada se decía mucho, se expresaba mucho, había una ingente cantidad de silencio que retenida  en manos equivocadas podía explotar como una bomba de relojería.
Tardo media hora en explicarse con voz entrecortada y suspiros instantáneos que luchaban por llenar el aire con algo mas sincero que las palabras.
Su tía Gertrude había enfermado y debía ir a visitarla a Nueva Zelanda. Pospondrían el viaje para cuando pasaran unos meses y fuera el cumpleaños de Sarabia.
Por mas sonriente y divertida que intento estar sabia que aquel día seria la ultima vez que se verían.
Cuando pasaron dos años el padre de Allison le mando una carta.
Allison había muerto hacia unas semanas. Se habían tenido que marchar a Nueva Zelanda porque había creído conveniente que Allison pasara sus últimos días con toda su familia, alejada de la ciudad y de sus peligros.
La propia Allison había decidido que no quería tratar su cáncer. En los últimos momentos había decidido consagrarse a dios pura y limpia sin ningún medicamento que contaminara su cuerpo.
Quiso engañarse y pensar que todo era parte de un engaño mayor. Que Allison en realidad se había fugado con un tipo y que se había quedado preñada y se habían fugado a las vegas pero sabia que era mentira, Allison se lo contó todo aquel día, aunque no usara las palabras.
El miedo a la muerte es el peor miedo.
El es el que nos acerca o nos aleja de esos dioses a los cuales aprendemos a temer.
El miedo a la muerte esta ligado al miedo a explicar el sinsentido, lo efímero de la vida, lo inexplicable de lo que nos rodea.
La mirada de Allison contenía el mismo miedo que la de su padre, que la de aquellos hombres que se sometían a un dios despótico aun sabiendo que no tenia razón.
Era el miedo a un dios mucho mas poderoso que cualquiera de los que conocían.
La muerte era el único dios y ella siempre lo había sabido porque se había criado con ella.


Cuando le contó a su abuela que Allison había muerto esta la acuno entre sus brazos y le dijo:
-Cariño, murió en paz. Las convicciones para algunas personas son lo que mas importa.
-No-contesto ella- Lo que mas importa es la vida
Como vivirla y como perderla.

Siempre.



viernes, 14 de junio de 2013

El presente




es un hombre que mira con anhelo y nostalgia por la ventana.
Tiene los ojos velados como los de un anciano y a fuerza de tanto fruncir el ceño se le han plegado en la piel un mapa de arrugas que muestran sus errores pero nunca su sabiduría.
La nostalgia es el bar de la esquina donde venden cócteles con recuerdos del pasado que por la mañana generan ensoñaciones resecas y vacías.
En la otra calle hay otras dos ventanas desde donde juegan la muerte y un niño turnándose para tentarlo.
El hombre mira al niño que un día fue y alarga la mano como para querer alcanzarlo.
Es un hombre joven pero con ese recuerdo se siente profundamente viejo.
Todo lo que viene de aquella habitación se le antoja mas placentero y la melodía que pende del vinilo que la madre ha puesto y que hace tararear al niño le parece mágica.
Las relaciones,los momentos y los lugares del pasado se le antojan como un edén en la tierra y los errores que un día cometió son solo aciertos.

Al otro lado de la ventana se yergue la figura de la muerte altiva e impasible.
Mece entre sus manos un reloj de arena como si acunara a un recién nacido.
Sabe que si vuelve la vista hacia esa figura descubrirá en el fondo algo mas sorprendente que la propia muerte. Un conjunto de personajes y situaciones extraños y variables en los que todavía no cree. Un conjunto de posibilidades que le aterran mas que la ultima posibilidad.


El hombre joven ha olvidado amar y por eso busca vivir en el pasado y olvida su futuro.


No sabe que no es bueno arriesgar el presente por un pasado que no tiene futuro.


No sabe que el niño desde su ventana también lo mira con nostalgia y que la muerte envidia esos dos cuerpos cálidos.



Y en el bar la nostalgia sigue sirviendo copas solo por inercia a los soñadores que han olvidado que el sueño verdadero consiste en soñar cada instante con los ojos abiertos.




AUTOCRITICA





La autocritica es el futuro por mucho que a algunos les guste tropezarse una y otra vez con la misma piedra. Las cosas irían mucho mejor si analizáramos cada mañana en que momento fue en el que fallamos y nos desviamos del camino que habíamos memorizado por la noche.
Hay gente que no cree en la critica constructiva del que ha caminado por la misma ruta y se ha dejado incrustadas en los pies las mismas piedras.
El mejor remedio ante la ignorancia siempre ha sido la indiferencia.
Los consejos no están hechos para el que no quiere escucharlos.
El mañana sera una enredadera de propósitos y planes fallidos porque el que no busca una leccion en sus errores, por mucho que se empeñe en caminar, nunca llegara a ninguna parte.
Mis palabras son como perlas y ya no las gasto en los que solo encuentran lecciones en el silencio.


No puedo ayudar a quien no quiere ser ayudado.

domingo, 2 de junio de 2013

El maestro se acostaba cada noche





con aquellas jóvenes que aceptaban ser sus aprendizas por un tiempo.
Todas llevaban la ingenuidad plegada en la cara como si fuera una arruga que todavía no se había formado.
Su degradante juventud era un insulto para muchos que señalaban con el dedo aquellas practicas impúdicas y indecentes.
Llevaba muchos años al servicio de aquel hombre malhumorado y fanfarrón que tenia ataques de cólera momentáneos y que dependía completamente de la luz del sol para encontrar inspiración en cada cuadro.
Todas llegaban a la casa con aires de femme fatale y asumían su rol de musa distante y enigmática sin rechistar, con la inquebrantable fe de encontrar en aquellos encuentros esporádicos su deseo de saltar al estrellato.
Ella era otra mas de esas muchachas pero había un halo de entereza en su mirada.
A diferencia de las otras sabia que aquel trabajo solo podía ser desempeñado por una ilusa pero lo asumía ceñuda y altiva.
Desde que llego a la casa no había parado de mandar esto y lo otro para intentar ocultar que ella misma estaba atada a aceptar ordenes ajenas.
Se fumaba una cajetilla de cigarros franceses cerca de la riviera mientras el arreglaba los desperfectos de la casa.
Se podía culpar al viejo de indeseable pero nunca de tener mal gusto.
Sabia captar la belleza y volcarla en los lienzos justo cuando esta resurgía como una flor que estallara en primavera.
Con el paso del tiempo descubrió que ella ya sabia que la observaba y que eso le agradaba sumamente.
Pero seguía sin dirigirle la palabra.
Aquella chica sabia que el papel que le había tocado representar debido a su belleza era el de ser una musa perpetua.
Y incluso le sorprendió su cinismo al aceptar su destino de manera tan súbita.


Pero una noche un sollozo ahogado lo despertó del sueño.
Había ocupado aquella habitación con el pretexto de arreglar algunos desperfectos de la cocina por lo que no le fue muy difícil acercarse a la que ocupaba la muchacha.
Estaba tendida sobre la cama sollozando.
La pintura con la que intentaba esconder sus ojeras se había corrido y tenia un aspecto deprimente.


Ella lo descubrió justo cuando se iba a marchar y lo invito a un cigarrillo.
Era la primera vez que se dirigía a el y por eso intento atesorar cada segundo como un regalo valioso.
-No es nada atractivo que una mujer fume tanto y tan seguido.
-Te equivocas. Una mujer que acepta su destino y se enfrenta a el, es una mujer que posee un atractivo especial y único.
-No veo ningún atractivo en la autodestrucción.
-Te equivocas querido-dijo echando la ceniza en un vaso- la autodestrucción es la figura que da sentido al amor y la belleza.

Recordaría aquella sonrisa siempre. Era una de esas pocas sonrisas que te hacen darte cuenta de que serias capaz de lograr cualquier cosa que te propusieras. Una de esas sonrisas que marcaban un antes y un después en la vida de una persona.

En ese momento se dio cuenta de que estaba enamorado.


-¿Pero que pasa chico?. ¿Porque me miras así?, no me digas que te has enamorado.



-El amor es absurdo-dijo mirando al vació.


Es como este cigarrillo. Te hace creer que eres capaz de cualquier cosa pero en el fondo lo único que consigues es consumirte. Te vuelves un adicto. Sabes que si prolongas tu adicción solo te traerás desgracias, pesar, ansiedad. Pero cada vez que lo consigues, cada vez que te acercas a lo amado todo cobra sentido. Las caladas y los besos no son tan diferentes. En el fondo te hacen sentir vivo.


Y dicho esto, se quito la ropa y apago la luz.



Ahora estaban ambos a oscuras.



Y poco a poco la habitación se fue llenando de humo.

Vivir es algo demasiado bello





como para desperdiciar mi tiempo con personas que no entienden los motivos por los que sigo respirando cada mañana.
Si mi felicidad te resulta abstracta y difícil de visualizar, no intentes dibujar en ella tus carencias.
Abandoname como abandona un infiel a su verdadera religión.
Soy un dogma pesado para el que ha decidido vivir cada mañana con miedo al que dirán y con la cabeza gacha y el corazón henchido.
Lo mio es ver en cada día una nueva posibilidad, un reto, un formulario lleno de interrogaciones.
Lo mio es blandir la bandera de mis ideas y ondearla en el viento.
Son lo único que poseo, lo único que me hace grande o infinitamente pequeña.
El cuerpo, el físico, la apariencia solo es una mascara. Algo que no me identifica, que no representa lo que soy, que no menciona todo lo que he conocido.
Los que me amen sinceramente son los que aman mis ideas.
No acepto otra forma de amor y cualquier declaración de intenciones que no las mencione me parece un insulto.
La vida es la única droga que quiero en los pulmones y en el estomago.
Y el humo de mis sueños es lo único que necesito para saber que respiro.



Prefiero el dolor de un golpe seco en el estomago. Porque solo el dolor me hará aspirar a la alegría.
Se perfectamente que el hastió es el reflejo de la esperanza.
Y que sin lagrimas no habría sonrisas.


La vida es una cosa frágil y abstracta que nos puede explotar en la cara en cualquier momento pero sostenerla es lo que nos da fortaleza.

Tomo entre mis manos su forma sabiendo que es una rosa cuya fragancia solo se puede aspirar cuando se te han clavado las espinas.


No le tengo miedo al pasado y el futuro no me achica.



Si quieres formar parte de mi vida; no te nutras de mis miserias.


Dame la mano cuando llame a la puerta la alegría.







Por primera vez en mi vida me doy cuenta de que lo importante no es quien se fue ni quien vendrá.


De que lo importante, lo unico que tiene real importancia es vivir.



No es un consejo, es una orden que me he impuesto a mi misma.


Vivir salvo el pero y el pese.

Vivir sin ti o contigo.

Vivir.

Simplemente vivir.

Con este cielo sobre mis manos y esta tierra bajo mis pies que me recuerdan que si no salvoguardo mis sueños ahora ,un día colisionaran sin dejar huella.

domingo, 26 de mayo de 2013

Nadaba en un denso océano oscuro





que tomaba mi cuerpo y lo iluminaba con la luz de la luna como si fuera una hoja seca.
Lo que era solido parecía transparente y el reflejo de mi desnudez no era mas que el traje de domingo con el que algunos iban a la iglesia o se vestían de pecadores los sábados al anochecer.
Libertad era surcar como un naufrago aquel océano bravo sin saber que aquellas aguas y mi reflejo pálido no eran mas que la imagen que creabas de mi navegando  sin rumbo sobre tus ojos.
Y intrépido era creer que no me ahogaba cada vez que un parpadeo furtivo amenazaba con hundir todas mis defensas y dejarme débil y vulnerable ante tus bases de guerra.
Pero la imagen que habías formulado con cada mirada no era mas que el destello de lo que eras.
Ambos estábamos atrapados en el iris de otro.
De alguien mucho mas pequeño, mucho mas grande.
Ambos eramos el reflejo de lo que queríamos proyectar sin poder materializarse completamente.
Vivíamos atrapados en un basto océano de miradas donde sucumbir a las feroces fauces del agua era lo mas fácil y lo único que se podía hacer era nadar, huir, creer llevar las riendas.
No sabíamos que siempre habrá alguien que observe cada paso, cada movimiento.
Como un chacal que va a cazar una presa, como un científico que elabora una tesis.


Somos el espejo donde otros se miran buscándose y donde nadie se encuentra.


Nadaba en un denso océano oscuro y no sabia que aquella libertad era la cárcel mas segura que rompía clichés y normas de la mañana para convertirlos en aproximaciones al anochecer.

Pero al anochecer todos creíamos crujir por dentro.
La superficie de las cosas se desdibujaba, se resquebrajaba.

Y lo único que quedaba era nadar sin limite.


Buscándote, buscándome.



Buscándonos hasta quebranos.

sábado, 18 de mayo de 2013

INcoherencias


Toda mi vida ha sido así.
O me detestas o me quieres.
O estas conmigo o estas contra mi.
O formas parte de mi vida plenamente o abres la puerta para no volver jamas.
No admito cambios de sentido, ni paradas, ni semáforos que no llevan a ningún sitio.
No soporto perder el tiempo unida  a una ilusión y no a un ser de carne y hueso.

No puedo perder el tiempo.  Detesto engañarme a mi misma.

No me gusta dejar espacios vacíos  En mi interior me gusta tenerlo todo amueblado, rencor, cariño e indiferencia.
Si alguien se ha marchado considero una desfachatez reservar su sitio vació.


Siempre he vivido de la incoherencia, de las jugarretas del destino.
He vivido épocas donde la incertidumbre era una simple pasatiempo y donde creía que yo manejaba mi propia tela de araña.
Pero he sido una ilusa para variar.
Nunca he tenido el poder de manejar el destino, haga lo que haga siempre va dos pasos por delante.

Pero esta vez no me voy a quedar quieta viendo como todo se desmorona o se rehace.


Por primera vez en mi vida me apetece saber con quien puedo contar y con quien no.




Quien es mi amigo y quien es mi enemigo.



Quien va a dejar marca y quien va a reaparecer solo para hacer acto de presencia.


Los demás dicen que soy drástica.
Pero en algunas cosas no puedo ser de otra manera.



Conmigo no hay muchas opciones.


El amor o la completa indiferencia.


Y me gusta saber a quien puedo y debo dedicar cada una.






viernes, 17 de mayo de 2013

Ni quiero, ni puedo.






Si te lías una noche con un desconocido y te vas en su coche estas loca; si rechazas salir un sábado de fiesta y te quedas leyendo en tu casa estas loca.
Estas loca si trabajas en un sitio del que solo obtienes beneficio personal pero también lo estas si dedicas a matar el tiempo bebiendo cerveza y fumando porro en terrazas.
Estas fatal si crees en algo ciegamente y también si no te motiva nada.
Si te ciega mas la pasión que la razón y actúas impulsivamente o si lo razonas todo detenidamente y mas de la cuenta.
Si no te atreves a revelar lo que sientes o si te lo juegas todo por una corazonada.
En el fondo todos somos para los demás un estereotipo.
Son pocas las personas que no nos juzgan superficialmente y que solo buscan preocuparse por lo que sentimos inmediatamente.
No quiero perder a las pocas personas que todavía no me han señalado con el dedo.
A las pocas personas que todavía no me han psicoanalizado con los mismos parámetros que usa todo el mundo.
Es muy fácil salir de mi vida pero entrar es muy difícil.
No quiero perder a las personas que no se han quedado con la frialdad que desprendo y que han intentado indagar en todo lo que puedo ofrecer.
Que se han dado cuenta de que no soy igual a los demás pero que no me han dicho lo de siempre; que cambie, que estoy equivocada, que he elegido mal el camino por no elegir el suyo.
No quiero perder a los que no han tenido que asegurar todo en lo que creen desprestigiando todo lo que he conseguido en la vida.
Ahi pocas personas que me hagan sentir cercana. Que me den la oportunidad de formar parte de algo sin hacerme un cuestionario.


Porque aunque no lo aparente necesito tener a esas personas a mi lado.
Necesito esos ratos de paz, de tranquilidad, de saber que cada gesto y cada palabra no son mal interpretados.
Necesito saber que alguien me quiere por lo que soy ; no por lo que aparento.


Necesito poder volver a estar en casa.

Y sonreír mas cada mañana sin tener que forzar  las comisuras de los labios.


Y cada día son menos los que me ofrecen ese tipo de cariño incondicional que en el fondo tanto demando.

viernes, 10 de mayo de 2013

La persona en la mayoría de los casos




No es mas que otro error de la historia.
Otra lección no aprendida; otro tachón en la sabiduría y otra muestra de como la ignorancia gana siempre todas las batallas que el mundo emprende.
La persona en la mayoría de los casos no es mas que una figura monstruosa tan hecha de cadáveres como Frankestein, buscando su sentido en el mundo en pos de comprender su distorsión.
Pero lo peor no es el orgullo con el que esgrime estar hecho de ideas muertas.
Lo peor es que algunos no tienen fuerza para poder luchar contra ello y acaban convirtiéndose en una mente llena de posibilidades anclada en un cuerpo muerto confinado al pasado.
Alguna gente me pregunta que cual es mi posición en el mundo, que a que bando pertenezco.
Y yo siempre digo que nunca perteneceré a ningún bando que este integrado por un ser humano.
Otros pueden contentarse con llevar su apocalipsis personal siguiendo un ejercito encabezado por muertos.
A mi la lengua me sabe a ceniza y las batallas perdidas no me hacen perseguir a ciegas la victoria.

Séneca dijo que el hombre es un lobo para el hombre.

Yo creo firmemente que el ser humano es la creación mas defectuosa que ha podido engendrar la tierra.
Es la única especie cuyo nombre no identifica la propia personalidad.
La humanidad es un adjetivo demasiado bueno para el cinismo, la crueldad y la autodestrucción con la que algunos viven su día a día.

No es que odie a las personas.
Es que no entiendo su presencia .
No comprendo el porque de tanto dolor, de tanta indiferencia, de tanta ignorancia.
No entiendo el sentido secreto de tan alta superioridad con la que alardea.

Cuantas mas personas conozco mas veo un ejemplo claro y directo de la incoherencia, la ruindad y la mezquindad.



Y yo no soy mejor que todo eso pero al menos se que los muertos no estarán orgullosos de mi.
Que no me voy a convertir en uno de ellos mientras aun me quede vida.
Que mientras pueda pensar por mi misma; nadie me engañara.
Nadie me venderá sus ideas en un frasco efervescente con el que ahogarme para encontrar la salvación cada cuatro horas.


La mayoría de gente no entiendo porque no me dibujo palabras en el pecho o en el hombro que identifiquen todos los sitios por los que he pasado, todas las cosas que he conocido y todo lo que me ha hecho palpitar de emoción o miedo.

Yo no necesito hacer de mi cuerpo un lienzo.

Yo ya estaba hecha de tinta mucho antes de que alguien soñara con tatuarme sus iniciales en el pecho.




Y nada ni nadie podrá cambiar nunca eso.






viernes, 3 de mayo de 2013

.




La vida hay que bebérsela a grandes tragos. Saborearla sorbo a sorbo.
Me trae sin cuidado haber decidido caminar a mi aire.
Hoy se que retroceder para rescatar a alguien no es una opción.
Que quedarse quieto no conduce a ningún camino.

Lo único que me queda es seguir jugando con el vació . Llenando huecos con la esperanza sin la menor intención de resucitar a todos mis fantasmas.

Hoy quiero disfrutar de la increíble sensación de estar viva sin que nadie me pregunte que he conseguido a lo largo de estos años.
Sin que nadie cuestione los motivos que tengo para sonreír cada mañana.

Hoy quiero seguir caminando aunque seguir caminando sea crear de la distancia el obstáculo que me separe para siempre de alguien.

Hoy no me dan miedo mis silencios y no necesito que nadie los llene de ruido.


Hoy se que uno puede dar un paso hacia atrás pero nunca desandar lo caminado.

sábado, 27 de abril de 2013

El filosofo y el teólogo estaban tomando un cafe





Habían elegido un local tranquilo y bastante hospitalario y se habían acomodado en una de las ultimas mesas.
Un grupo de jazz tocaba de fondo mientras la camarera les servia sus platos.
El filosofo miro al teólogo con un deje de hastió mientras este se presignaba.
Había cambiado mucho aquel niño risueño y alegre con el que un día había compartido hogar y madre. Su mirada estaba vidriada y parecía mirar a un punto fijo del horizonte sin precisión o constancia.
El filosofo le hablo acerca de la nada, del caos de la existencia, de lo efímero y fugaz de la vida.
Le hablo de el poder inquisitorio de la naturaleza y de como resistía a todas las revoluciones ciegas y terminales del hombre.
El teólogo comenzó un interesante análisis de como Dios nos había dotado de la fuerza de crear naciones y derruirlas, opuso la muerte a la falta de fe y la abundancia de esta a la vida eterna. Menciono a la naturaleza como un símil del poder de Dios y dijo que el verdadero potencial estaba en la fe ciega y absoluta hacia un poder incomprensible que nos dotaba a todos de entereza.

Afuera el cálido día se tornaba violento y temerario. Los manifestantes habían comenzado a lanzar cócteles molotov y la policía había sacado sus porras y abatía a golpes a una niña que había salido de la escuela antes de tiempo y se había chocado con el tumulto.

Tan inmensos estaban en sus charlas que no se dieron cuenta de como los golpes caían estridentes sobre la infeliz y como esta se tambaleaba en el suelo en espasmos.
Entre el tumulto un grito mas no era algo que pudiera destacar sobre nadie.

Mas tarde el filosofo menciono su incipiente misantropia y el extremo rencor que guardaba a su propia especie. Escupió homicidio , genocidio, racismo y incomprensión  Y un halo de misterio se dibujo en el rostro del teólogo al oírlo tocar todos estos temas.
El amor de Dios reside en las buenas acciones argumentaba el teólogo  mientras le hablaba de martirio, de austeridad, de pobreza y de comprensión y ayuda al débil.
El filosofo suspiro exasperado y dándole un ultimo sorbo a su café se marcho molesto dejando allí al teólogo con su sonrisa clamorosa.
Todavía recordaba las rabietas que le atormentaban cuando el maestro le hacia extender las manos y lo golpeaba con aquella vara de ébano  El teólogo nunca lloraba. Se entregaba a Dios para soportar las injusticias de la vida. Y en el fondo su odio había nacido de no saber comprender esa paz que le hacia soportar estoico los golpes.
Tan absorto estaba en sus propios pensamientos que no se percato del tumulto que se había formado afuera.
Algo similar le ocurrió al teólogo que iba caminando sumido en pensamientos acerca de como redimir el alma vacía de su hermano.

Nadie se fijo en el bulto desgarrado que se convulsionaba sobre su propia barriga en la acera escupiendo sangre.

Ni los que chillaban y arrojaban botellas, ni el teólogo que susurraba palabras para si ni el filosofo que andaba sumido en sus propios pensamientos.

Nadie tuvo piedad. Nadie se percato de la inocente que teñía el suelo con su sangre.

Todas las revoluciones, todos los dioses y todas las guerras y los universos vacíos a los que nos conferimos habitualmente son una inmensa nada que siempre aparece revestida como el todo, como la universalidad absoluta, quimera del vació.


Y rechazar a otro en el fondo solo es rechazarse a uno mismo.

sábado, 6 de abril de 2013

No hace falta que grites conmigo. Todavía nos queda primavera.




Cada realidad es una bomba de la relojería.
Los sueños y las metas son cuestión de segundos y su mortandad es bastante elevada en esto que llamamos mundo.
Recuerdalo cuando caigas, porque eso te ayudara a levantarte.
Aun así sigo pensando que lo mas doloroso en esta vida no es el hecho de crecer sino el hecho de crecer solo, caminado rodeada de ideas y conceptos que forman una parte intriseca de lo que eres pero rodeado de predicadores que penden de ti como un funambulista de la cuerda floja.
Probando tu resistencia solo por el gusto de probar algo.
Con el tiempo descubres que las personas al igual que un recién nacido necesitan algo de lo que alimentarse.
Una idea, in concepto, un sentimiento, una persona.
No hace falta que esta forme parte de su corazón o su mente.
A veces algunos no tienen el valor para rebelarse, para poder crecer por si solos.
Algunos se apoyan a la carne como la muleta se apoya al brazo.
Por simple supervivencia.
Sobrevivir es lo unico que les concierne y como fieras luchan por su existencia.
No les importa quebrar la carne que los sostiene.
Y aunque en un determinado momento pienses que no dependen de ti ni tu de ellos, cuando te abandonan hacen que flaquees y caigas.

Pero con el tiempo descubres que al contrario , no necesitas muletas para caminar.
Que era tu carne lo que daba sentido a su existencia.
Con el tiempo descubres que lo importante no es sobrevivir.

Que lo importante es vivir.

Que lo único realmente importante es eso.

Mas halla del amor, el odio o la muerte.

Porque cuando eres consciente de ello, por muchas veces que caigas, siempre encontraras el modo de levantarte.

Porque en lo mas hondo de tu alma, en lo mas profundo de ti mismo, sabes que has nacido para ello.


Y al igual que algunos nacen para caminar entre la flaqueza y la dureza de los sentimientos y los pensamientos de otros, algunos se mueven por la vida sin necesidad de sostenerse.

Sabiendo que el cuerpo a veces sangra solo para mostrar que aunque con el paso del tiempo la carne muera, vivir es hacer que abra sus heridas para luego secarlas con un beso, una poesía, una canción o un atardecer de esta próxima primavera.


Porque quien puede ver mas halla de lo terrible del invierno, nunca pasara frió.

Porque sabrá con toda su fe que existe esa primavera.

Sin necesidad de creer en ello.

Sin necesidad de luchar por ello.

Sin necesidad de sobrevivir para verla.

Tomandola en su pecho cada segundo.

domingo, 31 de marzo de 2013

Pobre niña gato





Lo supe en cuanto la vi a través del cristal.
Hay gente que tiene océanos en la mirada.
Mira como fluye el cauce de sus pasiones y sus odios. Cree que esta hecha de pureza pero a cada tramo se rebela su profunda contaminación.
Nada que llegue a sus dominios permanece inmutable. Todo se envenena o se santifica con el discurrir de sus aguas.
Pobre niña gato. Tiene los ojos viejos de tanto fruncir el ceño.
Juega con sus recuerdos como si fueran un ovillo de lana que se empeña en arrojar al vacio para luego recuperar con una sonrisa.
Entre sus olas se alojan miles de botellas vacías con promesas de papel , sepultadas en la profundidad mas absoluta, esperando en vano ser leídas por su destinatario.

Si te atreves a dar un paso para mirarlas ten cuidado.Puede tragarte la corriente.


Todas sus llamadas de socorro no son mas que cantos de sirena.


lunes, 25 de marzo de 2013

La vida no es lo que te propones



ni lo que esperas. Ni mucho menos aquello que mas ansias.
Desde el minuto cero la realidad se encarga de mostrarte que el viaje de vivir no es un viaje para el que se necesite brújula o mapa alguno.
No hay lugar para planes o para propósitos . No hay espacio en el calendario para marcar la historia de los bruscos giros a los que que nos somete el destino.
Vivir es aceptar que lo único que necesitas llevar cargado en la espalda es un poco de intensidad.
Y que hasta eso se acaba convulsionando en tu interior.
Crecer es comprender que dar un paso hacia delante en la mayoría de los casos se convierte en una ruta solitaria y de lo mas escabrosa.
No todo el mundo esta dispuesto a lograrlo. A crecer, a comprender lo efímero de la vida, de las relaciones, del tiempo , de la memoria.
Lo frágil de la existencia, del cuerpo,del corazón, de los recuerdos.
Pero cada una de las perdidas que obtenemos va ligada a una gran victoria.

La victoria de sobrevivirle al tiempo. Nuestra única gran defensa contra el paso de los años.
La victoria de mostrarle que pese a todas las derrotas a las que nos someta , siempre habrá una batalla que habrá perdido.

De demostrarle que pese a toda su capacidad de desarmarnos siempre ahí algo que poseemos enteramente.


La capacidad de encontrar en los rincones mas recónditos una posibilidad que nos haga arder por dentro y encontrarle la gracia a todo este chiste de mal gusto que a veces repentinamente se vuelve la existencia.

La posibilidad de cambiarlo todo. De cambiarnos por dentro. De encontrar este mundo arrasado y devastado de crueldad y lograr percibir un poco de ternura que nos devuelva la vista y a la vez tenga el poder de dejarnos un poco  mas ciegos.
Un poco mas vacíos y a la vez completamente llenos.

viernes, 15 de marzo de 2013

De como colorear el invierno





Estoy completamente a oscuras.
Hace ya un tiempo que he apagado la luz.
Las cortinas se han cerrado y el ruido de fuera poco a poco se ha ido evaporando hasta convertirse en un eco lejano y distante.
Pocas personas entienden lo que es eso.
Pocas personas comprenden de lo que verdaderamente se trata.
Estar completamente a oscuras sin siquiera vislumbrar un rayo de sol pero saber que por dentro eres como una antorcha que hace pequeña cualquier tiniebla amenazadora.

La vida es un cuarto a oscuras. Tenue y a la vez brillante.

Las personas que nos rodean están tan perdidas como nos hayamos nosotros.

Pero que pese a toda esa oscuridad y confusión alguien logre ver lo mucho que desprendemos por dentro debe ser lo mas parecido a la felicidad.

Porque cuando una persona puede ser consciente de la belleza de la vida con solo mirar a otro; todo merece la pena.

Algunos están tan acostumbrados a la oscuridad que se vuelven como los topos.
Ciegos, noctámbulos, confundiendo el día con la noche.
Confusos, perdidos, nostálgicos de todo lo que ha acontecido.
Conocedores de toda verdad ajena, pero ciegos ante la evidencia.



Porque aunque muchos no lo sepan, la felicidad existe.



Como un amante esquivo siempre espera impaciente en la habitación.

Pero la tristeza es un amante caprichoso y cruel. Y cada hora que nos dedica amenaza con poseernos.
Sus pequeñas y concienzudas visitas solo están ideadas para hacer que cuando la otra haga aparición  , cada uno encuentre un motivo para saber que la vida vale la pena.

Pero es tanta la oscuridad que nos rodea que no nos damos cuenta.

Dejamos de esperar. De soñar, de creer en la vida.

Dejamos de sonreír.


Dejamos un hueco en la cama para que la tristeza nos abrace y pensamos que no merecemos otra cosa.

El victimismo es la única manera de seguir con vida para algunos.


Pero la vida es demasiado corta para elegir un compañero de cama tan cruel y dañino.


sábado, 9 de marzo de 2013

Maniobra de escapismo





El fin de algo solo es el inicio de algo nuevo.

Estoy cansada de que los demás dejen que el destino juegue con ellos a los dardos.
A vivir o a morir, a perder o a ganar, todo en un intento.
Que su fallo diario sea un olvido, una excusa o un descuido.

Cada día no debería ser una excusa. Cada día debería ser una posibilidad.

Cada derrota debería ser un motivo para empeñarse mas en alcanzar la victoria.

Y la victoria debería consistir en poder alcanzarnos de repente a nosotros mismos.



Porque pasamos toda la vida buscando alcanzarnos sin saber que el secreto de vivir es que tu sombra siempre llegara mas lejos que la propia distancia con la que te empeñas en forzar tus pasos.


Y todo consiste en fluir, en dejarse llevar. En vivir con y sin frenos.









Sin miedo a no encontrarnos, sin miedo a perdernos.


Elogio a la cobardía.




El tiempo lo borra todo.
Los actos crueles o dañinos parecen borrarse con el paso de las horas.
El dolor o el sufrimiento también.

El tiempo lo destroza todo .

Los santos se convierten en sanguinarios asesinos y los asesinos en apóstoles beatificados.


Y querer y odiar significan lo mismo.

Y salvar a alguien con un beso o propinarle un golpe mortal son la misma cosa.


Porque el tiempo prostituye las palabras y hace a los cobardes dotarse de un nombre y jugar a ser héroes  cuando han nacido con el único pretexto de ser verdugos.



Cuando el agua nos ahoga y se avecina un naufragio, las estaciones pueden cambiar el curso de una vida y convertir al espectador cruel en un mártir.



Solo el corazón sabe la verdad. Y para llegar a el no hace falta brújula ni azar alguno.
Basta con sentirlo en el pecho como un golpe o la caricia mas tierna.

Basta con dejar de tener miedo.








Porque alejarse de uno mismo y adentrarse en la verdad de otro da un terrible y abominable miedo.

viernes, 1 de marzo de 2013

.







Puede que posiblemente hoy haya visto la película mas surrealista y demencial de mi vida.

Una chica es ingresada en un manicomio tras afirmar que es un cyborg motivada por la reclusión se su abuela en otro sanatorio. Cree que su destino es aniquilar a todos los médicos internos y para ello basa su alimentación en pilas pensando que así se recargara.
Cree hablar con las maquinas expendedoras y con los aparatos eléctricos y tiene alucinaciones donde se convierte en un adroide.
Desnutrida y a punto de morir, todo cambia cuando conoce a otro interno que se dedica a robar a los pacientes habilidades especiales.
Ella quiere que le robe su compasión, porque compasión es lo que menos necesita el mundo.
El necesita que alguien le recuerde que a veces la maquinaria de lo que somos se rompe sin motivo aparente y lo único que puede salvarnos de la destrucción completa es el amor.



Pero todo eso lo tendrá que ir aprendiendo porque como ella misma dice; el cuerpo es una maquina que viene sin manual de instrucciones.


Tal vez lo único que cada uno necesitemos sea una garantía de por vida.



Un canto onírico hacia la locura.



Si todo esto te hace pensar que esta obra visual no es mas que algo demencial, estas en lo cierto.


Uno tiene que haber perdido la cabeza para encontrar belleza en una cinta así pero esta película no esta hecha para los que buscan ordenar o encauzar la vida.


Esta hecha para los que han amado , perdido y resquebrajado los limites de la razón.
Para los que han perdido por completo la cabeza .


''Soy un cyborg'' no es una película que hable sobre la locura, habla sobre la vida.

jueves, 28 de febrero de 2013

El loco




Llovía a cantaros cuando lo encontró.
Fue una cosa de lo mas casual ya que solo buscaba un cobijo para no empaparse.
La empresa le había regalado aquel traje y debía tener sumo cuidado de no ensuciarlo, cosa que parecía francamente imposible debido al temporal que se había desatado.
El sonido de la lluvia hizo que sus pensamientos se dispersaran como si fueran simples gotas de agua y por un momento analizo las consecuencias de sus actos.
Había estudiado periodismo con la ilusión de poder contar algun día al mundo historias que consiguieran conmover al resto de las personas, sin embargo se encontraba allí.
En medio de un panorama desolador, entrevistando a adolescentes procaces que contaban impúdicos romances inventados con tarados nacidos de la telebasura.
Algunas veces le irritaba de un modo sobrehumano tener que compartir espacio con aquellos seres y tener que realizar una serie de preguntas para ellos la noche anterior.
El truco le habían dicho consistía en herir al oponente, lanzarle una serie de preguntas que rozaran lo vulgar para que todo su potencial quedara descubierto.
Cuanto mas desprovistas de ingenio parecieran sus respuestas mas risa y furor provocaría en el publico.
A la gente no le interesaba nada mas. Se divertían indagando en la intimidad ajena.
Observando toda la inmundicia que el otro podía ofrecerle.


De repente un carraspeo la saco de su mutismo.
A su lado había un viejo raquítico con el pelo y la barba blancos  y la ropa raída.
Desprendía un olor inmenso a whisky y ginebra mezclados con sudor.

Lo miro con desdén. Seguro que montaba una escena. Lo había estado temiendo desde que cruzo la acera.
El ayuntamiento debería expulsar a todos aquellos vagos y librar a la gente de bien de su presencia molesta.

El viejo la miro como evaluándola y profirió una carcajada.

Se sintió claramente insultada y olvidando el miedo le pregunto que que era lo que estaba mirando.

El viejo la volvió a mirar con cierto aire de superioridad y le dijo:

-Usted preocupándose por no mojar su ropa , mientras que yo he echado a perder todos mis dibujos.



De repente se dio cuenta de que  tenia un montón de lienzos llenos de barro y agua que había ido recogiendo del suelo, seguramente antes de iniciar la conversación y caer en la cuenta de su presencia.

-Siempre puede volver a dibujarlos de nuevo, seguro que dispone de mucho tiempo libre dijo ella airada.



- Cada nueva obra es como un nacimiento. Capta la esencia de algo hermoso, cada momento es único  Las personas no están acostumbradas a sentirse cómodas rodeadas de belleza. Son tantas las cosas bellas que nos regala la vida y yo me empeño en mostrarlas.
En regalar retazos de genialidad al mundo. Usted no lo entiende estos cuadros no son un modo de ganarme la vida, son mi vida misma.


De repente se quedo mirando uno de los lienzos. Lo tenia al lado de su tacón pero no se había percatado de ello.


-¿Esto que es? le pregunto ella, observando un montón de lineas y rayas azules y doradas mezcladas por el efecto de la lluvia.


-Eso, dijo el mientras un rayo de sol apuntaba al papel, es usted.
Algo distorsionado , que no se deja ver a simple vista. Algo que podría haber sido bello, magnifico , pero que se ha ido dispersando por el influjo de fuerzas extrañas.
La genialidad depurada por estar en un ambiente demasiado mediocre. ¿Pero ve? Conforme la luz se proyecta encima parece que quiere mostrarnos algo, enseñarnos un secreto que solo ella contiene. Eso es todo lo que podría haber sido pero no fue.
¿ Ahora comprende?



Sus palabras le resultaron como dardos y sin saber que decir acabo por mirarlo con rabia-


-Es usted un verdadero demente. Ustedes los ''artistas'' deberían estar todos encerrados en manicomios.


Y dicho esto se marcho todavía contrariada y oculto una sonrisa que le empezaba nacer en las comisuras de los labios.

El viejo junto todos sus papeles y los dejo en una esquina.
No pasaba nada, había sido un revés  Mañana la propia calidez del sol volvería a dotar a su pincel de fuerza y lo que estaba borroso se aclararía tomando forma. El mundo volvería a ofrecerle algo bello.


Y el era el único encargado de mostrarle a ese mundo de cuerdos que la belleza todavía podía formar parte de sus vidas .



Pero lo importante no era captar la belleza en si, si no lograr apreciarla, saber que existía.








Ahi fuera, en algun lugar.







Por muy lejos que esta estuviera.